Subalterno Rey

Título: Subalterno rey
Autor: Chelo Mil
Género: Narrativa
Formatos: ePUB, PDF
Año: 2017

Descripción: Un lingüista movido por el desamor crea un extraño código que al ser leído produce efectos letales. Por otro lado, un hombre toba, homosexual y analfabeto emerge como héroe.

Descargar ePUB - PDF 

Fragmento:

# # #

La academia nunca me preparó para esto. Años de meticulosa formación en el campo de las Letras para que una palabra, un simple vocablo, provoque mi derrumbe. Engaño. Mariana no solo me dejó, sino que se fue con él, con Andrés, mi entrañable amigo.
Cuando me enteré, ambos, juntos, me citaron en el bar de enfrente de la Facultad para darme justificaciones, o algo así. Que algo fuerte había surgido entre ellos, que hay cosas que no se eligen, que el amor irrumpe sin dar explicaciones, que nunca fue su intención hacerme daño, y demás. Podrían haber elegido otro escenario distinto al bar de la Facultad. Tantas veces estuve ahí, primero con compañeros y profesores, luego con alumnos. Cuando iba llegando sentía que me iban a dar la devolución de un examen, por supuesto uno en el que me había ido terrible, un humillante tres, o un uno. Otro lugar, lejos de nuestra cotidianeidad académica. Pero no, fue allí, como si educación sentimental fuera una materia más, compleja, contradictoria, un gran desafío para mí incumplido.
Y ahora mi nombre, Darío Fuentes, carga con un par de significados nuevos: abandono, desolación. Y furia. Sí, estoy enojado, y voy a vengarme, de ellos y de la ciudad cómplice que los acompaña en su primavera. Ya van a ver.

Lo personal es entretenimiento

Título: Lo personal es entretenimiento - Una noche de ShowMatch 2014
Autor: Chelo Mil
Género: Ensayo
Formato: PDF
Año: 2017

Descripción: Breve análisis de una emisión de octubre de 2014 de ShowMatch.

Descargar PDF

Fragmento:

Introducción

Tanto el movimiento feminista como los activistas por los derechos de las minorías sexuales suelen enunciar que “lo personal es político”, ya que el heteropatriarcado aparece, se hace visible y se mueve dentro del ámbito familiar, y de las relaciones personales.
La mujer, género construido en y por la cultura, si sigue los lineamientos de esta construcción, debe relacionarse de cierta forma preestablecida con el hombre, ya sea su padre, hermano, amigo, pareja o marido. Por otro lado, las lesbianas, gays, bisexuales y trans, los miembros de la comunidad LGBT, pueden reclamar derechos que tienen su raíz en algo tan íntimo como el deseo sexual, la orientación que toma ese deseo, y la forma de expresarlo en el mundo.
Entonces, vemos como lo personal es político en cierto contexto. ¿Pero qué sucede en un programa de televisión que se emite en horario central hace años en Argentina? ¿Cómo entra en juego lo personal, lo íntimo? ¿Qué función cumple?
Es nuestra hipótesis que lo personal, a pesar de que sigue siendo político, ya sea por acción o por omisión, sirve para entretener y generar rating e ingresos económicos.

También vale la pena mencionar que este programa, ShowMatch, desde el año 2006 tiene como segmento principal (pero no exclusivo) al certamen llamado “Bailando por un sueño”, que pareciera, ya desde su nombre, ofrecer como contenidos primarios la danza y la solidaridad. Pero, ¿es esto realmente así? ¿Son el baile y la ayuda desinteresada a un otro parte importante del programa?

A continuación analizamos en detalle una emisión del programa del año 2014, con el objetivo de responder estas preguntas y confirmar o refutar nuestra hipótesis.

La locura y yo

Título: La locura y yo
Autor: Chelo Mil
Género: Crónica
Formato: PDF
Año: 2017

Descripción: Un libro difícil de escribir, y difícil de vivir.

Descatalogado

La desnudez de los perros

Título: La desnudez de los perros
Autor: Chelo Mil
Género: Narrativa
Formatos: ePUB, PDF
Año: 2016

Descripción: Tres relatos que transcurren en tres bares de la ciudad de Rosario, donde cualquier cosa puede pasar.

Descargar ePUB - PDF

Fragmento:

Voy siempre al bar que queda a la vuelta de casa, por Pellegrini. El trato es terrible (varias veces me trataron como basura), pero es barato y tiene la ventaja de que tiene muchos diarios, por lo menos uno local y uno nacional, y varias copias de los mismos. Entonces hay un rato de lectura asegurado, mientras se toma un cortado, o un café con leche con medialunas en el desayuno, o la merienda.
Lo del maltrato varía, a veces es algo sutil, pequeños gestos de desprecio, y otras es algo contundente, como que llega la moza y te pregunta: ¿Qué querés?, mirándote fijo a los ojos con furia, como si fueras la última persona en el mundo que ella quisiera ver en ese momento.
Pero yo sigo yendo, estoy como atrincherado en Sambayón. Los días de sutileza leo y disfruto la brisa en la vereda, los otros trato de que la violencia no me afecte y, en algún punto, le debo dar el gusto a mi parte masoquista, que por ahí anda, navegando por mi inconsciente.
Ayer fui al bar.
Era ya la tardecita de un día de primavera que había sido muy caluroso, pero ya empezaba a refrescar un poco. Llegué y me senté en una mesa de la vereda, que tenía sombra y estaba al lado de los nuevos y relucientes canteros ahora al nivel del piso.
A los pocos minutos llegó la moza. Tenía, como siempre, las calzas negras y la remera amarilla, con el logo del bar a la altura del corazón, sobre él. Podríamos decir que su corazón latía al ritmo de Sambayón, que ella amaba su trabajo, y no (para nada) que estaba en negro, que se la pasaba corriendo las seis horas de su turno y que estaba harta de su vida.

Después

Título: Después
Autor: Chelo Mil
Género: Narrativa breve
Formatos: ePUB, PDF
Año: 2014

Descripción: Ejercicio narrativo. Veinte poemas llevados a narrativa breve. Podemos decir que estos poemas fueron expandidos (en caudal de significante) o contraídos (en lo que a multiplicidad semántica se refiere). Algunos relatos son porno.

Descargar ePUB - PDF

Fragmento:

La aventura y el ritual

Era el momento de la transición. Ese instante un poco más largo, extenso, en el que llega el crepúsculo y el día y sus matices esbozan una elegante salida. Estaba allí, en la mesa que me había tocado en suerte, para cumplir con el sutil ritual del secreto y la sonrisa cómplice.
Ella, la moza, llegaría en cualquier momento, consciente de mi pedido y de la aventura de algunas noches atrás. Pasaron unos minutos y vino, con el café y el diario poblado de anécdotas de ayer, de certezas que sería mejor olvidar. Como era de esperar estuvo su sonrisa, y el anhelo de reiterar en su mirada.
Unos minutos después él también apareció, con su cuerpo robusto, fornido y crepuscular vestido con trapos. Un croto capaz de instalarse en la libido de cualquiera. El otro integrante de la aventura de algunas noches atrás. En su rostro la sonrisa y, también, el anhelo en su mirada.

La aventura de algunas noches atrás había sido en el descampado donde él dormía. Eleonora y yo llegamos casi al mismo tiempo, con algunas exquisiteces para deleite de él, y para que el hambre, su hambre, sea olvido. La noche y su tibieza nos abrigaban, ya no las ropas. Y cogimos, los tres, como salvajes bien educados, como animales algo civilizados pero, en ese momento, despojados de toda censura. Besos, chupadas, vergas, gemidos. Compromiso y afecto.

Pero ahora yo seguía allí, en el bar. El café, quieto en el pocillo, proporcionaba un reflejo, cierta luminosidad sobre el negro; y el humo del cigarrillo, informe pero hábil en su ascenso, hacía de las suyas. Aquel día el ritual ya estaba completo, faltaba reiterar la aventura la semana próxima.

Me quedé por un rato disfrutando de la leve brisa y recordando aquel abrazo, de algunos años atrás, fuerte y tibio. Sucede que entre Eleonora, el croto apolíneo y yo había afecto, pero no se podía comparar con aquel abrazo, con aquella experiencia viril.